Elige gallego

Página de inicio Inicio

Área restringida Área restringida

Correo electrónico

RSS

Ver toda la agenda [+]

INFORMACIÓN. Noticias publicadas

Servicio de publicaciones. Noticias breves


Una réplica del tímpano original, la única pieza que se conserva de la antigua iglesia, saludará como antaño a los fieles que entren en la Concatedral viguesa

A partir del próximo martes día 21 de marzo, la iglesia Concatedral de Santa María habrá recuperado ya el único vestigio material de la antigua iglesia: su tímpano. No es el original, sino una reproducción -realizada por la Escola de Canteiros de Poio y regalo de la Diputación Provincial-, que ha sido colocada en el hall del templo, a la derecha sobre la puerta de acceso al baptisterio. En el segundo centenario de la reedificación del templo, el párroco y guardián del Cristo de la Victoria, don Moisés Alonso Valverde ve que se hace realidad el sueño de que al menos en una reproducción, se recuerde que existe una pieza artística valiosísima que anuncia al visitante que entra en un templo dedicado a santa María.

El original, en el Museo de Pontevedra

Se trata de una pieza estudiada durante años por su peculiaridad y excepcionalidad. Cuando a principios del siglo XIX la explosión del polvorín del castillo de San Sebastian y los festejos de la Reconquista provocaron que se resquebrajaran las paredes y se forzara la demolición de la antigua iglesia de Santa María, muchas de las representaciones que en ella había se fueron tirando o empleando para pavimentación de calzadas. Todas menos una. El tímpano original, que presidía el templo y saludaba a los fieles a su entrada, fue el único que sobrevivió a estos enfrentamientos. Por ello y por su gran valor arquitectónico, ocupa actualmente un puesto de honor en el Museo Provincial de Pontevedra. "Tras el derribo de la antigua iglesia, esta pieza quedó tirada, un desconocido la compró y luego el Museo de Pontevedra la adquirió", explicaba en una entrevista el párroco de la Concatedral, Don Moisés Alonso, quien añade que "no se trata solo de un símbolo de esta parroquia sino de todo Vigo e incluso de Galicia".

La réplica es de granito silvestre y tiene unas dimensiones muy similares a la original, aunque su peso es ligeramente inferior a la auténtica pieza, 1.500 kilos. La Escola de Canteiros reprodujo la misma representación original: una composición de la Anunciación a la izquierda y otra de la Epifanía a la derecha.

La rareza de su composición

El Museo de Pontevedra la fija a final del siglo XV, coincidiendo con la elevación de iglesia a Colegiata, que fue en 1497. Si ya datarla fue y es complicado, entender su representación también resultó perplejo para muchos artistas e intelectuales de la época. Un artículo de 1994 del estudioso Xosé Filguera fecha la pieza como una obra "cuatrocentrista". Destaca la rareza que supone que un artista desarrollara dos composiciones en el mismo lado del dintel lo que le confiere un valor mucho mayor incluso. Felicidades y gracias a quienes han hecho realidad este regalo a la ciudad, a la diócesis y a la cultura.


Subir a inicio